5 cosas que estresan a un perro

El perro es el animal más común que hace compañía a los seres humanos en los hogares y con el cual comparte más vivencias en el día a día. Hay especialistas de la salud mental del perro que han concluido con que hay etapas donde el animal puede padecer mucho estrés e influye de manera negativa.

El can manifiesta el estrés de distintas maneras:

  • Ladrido: Si es desmesurado puede ser por una ansiedad que está vinculada con la separación.
  • Temblores: Puede surgir el estrés si viaja en automóvil, si hay fuegos artificiales o tormentas, si visita al veterinario, etc.
  • Babeo: Si no tiene comida o una lesión en la boca, el babeo puede indicar que sea estrés.
  • Hacer sus necesidades en el hogar: Si hace sus necesidades fuera del sitio indicado, puede deberse a al surgimiento de estrés.
  • Escondite: Si se esconde puede que lo haga porque quiere huir de un hecho que le estresa como los truenos, los petardos o la separación con su dueño.

El estrés es una alteración que más efectos puede estimular, y al que se le proporciona poca atención, ya que en ocasiones se confunde con la mala conducta. En esta ocasión, se van a exponer 5 cosas que generan estrés en el can.

Cada perro demuestra su estrés de diferentes maneras

1. Falta de rutina

Es un animal al que le gusta que haya una rutina con unos horarios fijos, ya que es muy irascible a los cambios bruscos de su ambiente y de sus hábitos. Cambiar sus horas de paseo o de comer, o la inserción de nuevos muebles en el hogar, le causan ansiedad que desemboca en conductas negativas como el marcaje.

2. Falta de relación

Al ser sociable requiere de contacto con otros de su especie y con los seres humanos y de esa manera conseguir la felicidad. Si la socialización es inexistente, puede originar problemas de comportamiento cuando se cruce con seres que no conoce y causar estrés al no saber de que forma tiene que intervenir.

3. Mucho o poco ejercicio

Es muy importante que los perros de determinadas razas hagan buen ejercicio físico

Acumula mucha energía que la necesita soltar al hacer ejercicio. Si a diario solo pasea, corre y juega alrededor de 15 minutos no le va a ser suficiente y entonces seguirá apilando nerviosismo y la consecuencia es un can estresado con comportamientos nefastos. También hay que recalcar que el excesivo ejercicio puede provocar no solo problemas de articulación si no de estrés.

4. Jalones en el cuello

Durante bastantes años se pensaba que una de las maneras de reprender al perro era jalando del collar pero actualmente se sabe que eso es todo un error porque empeora la situación. El animal tiende a estresarse y eso afecta de manera negativa al proceso de aprendizaje porque lo relaciona con una emoción nociva.

5. Mirar por la ventana o el balcón

Al observar lo que sucede en la calle a través de la ventana o el balcón, se estresa porque le surge la necesidad de tener contacto con todo y no puede, y por eso le queda la frustración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *