5 síntomas de un gato aburrido

Al igual que las personas los animales también tienden a aburrirse en algún momento de las 24 horas del día y entre ellos está el gato, quien destaca por dormir mucho, unas 16 horas, pero eso no quita que le guste disfrutar y jugar. Es habitual que corra tras alguna cosa que le estimule o que salte sobre cualquier objeto de interés particular pero entonces ¿cómo se detecta cuando un gato está aburrido?

Por un lado, hay investigaciones que afirman que el gato no tiene tanto estímulo físico y eso le lleva a aburrirse y a cambiar su comportamiento, y por otro lado, hay distintas señales que pueden reflejarlo como la agresividad, la necesidad de que estén pendiente de él, etc.

El gato es uno de los animales de compañía más comunes que puede tender a aburrise y por eso se van a manifestar que síntomas son los que lo demuestran.

El gato puede manifestar aburrimiento de diversas maneras

1. Los problemas de conducta

A veces para dejar de sentir aburrimiento empieza a realizar una serie de comportamientos negativos y destructivos, por ejemplo trepar por las cortinas, tirar cosas de los muebles o molestar a las pequeñas mascotas de la casa. Hay que remarcar que el dueño del gato debe saber separar los míticos pequeños estropicios con los actos salvajes propulsados por el hastío.

2. El acicalamiento aumenta

La rutina de acicalamiento del gato es habitual pero cuando comienza a lamerse de manera muy frecuente puede provocar un problema de salud como la granuloma acral, se desarraiga la epidermis con lo que se produce calva en el pelo o se pega mordiscos a si mismo, señales muy evidentes de que el gato se aburre hasta la desesperación. Este tipo de comportamientos por aburrimiento pueden ser más graves y llegar a perjudicar su mente y crear un decaimiento muy profundo.

3. La inactividad y más horas de sueño

Esta especie de animal normalmente suele dormir alrededor de 16 horas al día pero si comienza a exceder ese horario y no se levanta más que para comer o ir al arenero puede ser que sea por aburrimiento.

Lo más habitual es que se levante a curiosear los elementos que tiene a su alrededor, que comience a jugar con todo lo que pilla o que trepe por todos los sitios que puede.

4. La alimentación excesiva

Lo mismo que sucede con los individuos en cuanto a ir con frecuencia al frigorífico en momentos donde las emociones están más negativas, el gato también lo realiza al comenzar a comer de manera excesiva o al pedir más de continuo alimentos a sus dueños por cuestión de aburrimiento y falta de otros estímulos. Entonces el dueño lo que debe hacer es mirar detenidamente la cantidad de comida que le da al gato para que no llegue a un estado patológico como la obesidad.

5. Ataca a las personas y los animales

Si el gato se aburre es capaz de empezar a atacar a los seres humanos sobre todo en zonas muy concretas como manos, muñecas y tobillos, también se atreve con los animales haciéndoles la vida imposible ya que suelta su naturaleza cazadora y se ensaña con los más pequeños del hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *