7 mandamientos del perro

Muchas personas consideran que el amor hacia los animales, concretamente hacia los perros, es el afecto más fiel sobre este planeta Tierra, que mediante sus saltos, lengüetazos y gruñidos demuestra el cariño a su amo. Hay una razón de peso que ha demostrado la Universidad de Azabu (Japón), en el que hablan de la hormona del amor, una oxitocina que con el progreso del perro junto a su mejor compañero y amigo, ha establecido un vínculo muy fuerte, y con el simple contacto visual lo refuerza aún más.

Los seres humanos tenemos los conocidos 10 mandamientos de origen Cristiano, que son un grupo de principios elementales que son necesarios para que la sociedad pueda convivir con total tranquilidad y pueda tener una vida completa, todo esto según la creencia cristiana.

Entonces, ¿si los seres humanos tienen mandamientos por qué los perros no? Una sencilla compilación de 7 reglas que son curiosas de seguir, y que si el animal pudiese hablar con su dueño, le haría saber que es lo que realmente necesita para gozar de una vida completa.

7 mandamientos del perro

1. No te enojes conmigo

Es lógico que de vez en cuando el perro haga enfadarte por su mal comportamiento pero hay que tener en cuenta que su cerebro es como el de un niño y a veces no se acuerda de todo. Intenta ejecutar el refuerzo positivo dándole alguna recompensa cuando se porte de manera adecuada en casa o orine en la calle o mordisquee un hueso.

2. Sólo te tengo a ti

Es totalmente imprescindible que tú introduzcas a tu perro de manera activa en tu día a día y de esa forma, él se sentirá válido y socialmente aceptado. Puedes hacer que te acompañe en alguna excursión o encuentra un camping donde acepten a este animal, etc. Cuando está junto a ti, él se siente contento, por lo que no le dejes solo durante bastante tiempo.

3. Háblame aunque sólo comprenda cómo lo haces

Es un animal instintivo y entiende lo que le quieres decir aunque no las palabras exactas, por eso utiliza todas las palabras cálidas que veas necesarias. Intenta no emplear muchos gritos porque evocará esos malos momentos y la relación se puede estropear.

4. Antes de agredirme, piensa en que yo también lo puedo hacer pero no lo hago

Hay animales que tienen una mandíbula poderosa pero que muy pocas veces atacan, sin contar aquellos que tienen problemas psicológicos. Por eso es mejor no pegar a tu mascota, ya que solo va a acrecentar el problema y a originar desazón.

5. Antes de regañarme por ser perezoso o indisciplinado, reflexiona qué me puede ocurrir

El perro no ha nacido para hacer todo lo que tú le ordenes, ya que tiene su propia independencia, sensaciones y derechos. Si ves que no te hace caso, piensa si vuestra relación es la más apropiada o si está inquieto por algún motivo o si estás ejecutando todas sus necesidades principales.

6. Cuídame cuando envejezca, yo lo haré cuando tu te hagas mayor

Durante la existencia de vida del canino, él no ha hecho más que ofrecerte todo lo que tiene y más, por eso, le debes responder de la misma forma. Cuando se hace mayor y ya no es tan gracioso, ni tan enérgico, debes tratarle como siempre, aunque para algunas personas pierdan todo el atractivo.

 7. No me abandones

Es muy cruel abandonar a un perro indefenso, y por eso es muy importante que si no estás del todo seguro de que vas a poder atenderlo o cuidarlo en cualquier momento, no compres o adoptes.