Actividades para un perro anciano

Lo primero que hay que tener en cuenta para saber cuando un perro se considera anciano, es que la vida media de un can es de unos 12 años, ampliando el rango entre 8 y 17. Esta variación depende de diversos factores que van ligados al animal, por ejemplo, la raza, el tamaño, la alimentación, la medicina provisoria y los cuidados pertinentes, entre otros.

Cada can es distinto y por eso hay perros que con 6 años tienen un aspecto envejecido, débil y fatigado y otros con 11 años lucen un aspecto juvenil, fornido y activo. En la práctica veterinaria, un can de edad avanzada es aquel que tiene más de 7 años.

El dueño tiene que tener en cuenta que los cuidados para un perro anciano no son los mismos ya que la fisiología cambia y es imprescindible darle una mejor calidad de vida y realizar diferentes actividades que se exponen a continuación.

El perro senior debe realizar actividades para una mejor calidad de vida

Ofrecer masajes

El perro también disfruta cuando el dueño le da un masaje, ya que se puede relajar y sentirse confortable, seguro y apreciado, además de crear un vínculo más estrecho con el dueño. Hay ciertas ventajas que el can puede lograr cuando se le realiza un masaje como es la mejora del sistema circulatorio y de la flexibilidad, y la liberación de estrés. Se debe tener en cuenta que el masaje tiene que ser suave, pasando por la columna vertebral, las orejas y la base de las patas.

Dar paseos al aire libre

El can que ha alcanzado la vejez reduce su actividad física pero puede continuar gozando con su dueño del aire libre. Lo que más le gusta es ir al campo o al bosque y como no puede andar mucho tiempo, lo más común es que el dueño le lleve en coche hasta el lugar en cuestión. Aunque no sea capaz de correr, disfruta del aire puro y del sol, una buena fuente de energía.

Emplear el refuerzo positivo

A diferencia de lo que muchas personas creen, el perro senior continua alegre cuando ejecuta un mandato adecuadamente y el dueño le premia con un regalo. Es fundamental que piense que es útil para verse integrado en el hogar en el que habita y sentir que puede ser participe de diferentes momentos. Lo más habitual es usar los snacks o golosinas que el dueño ve conveniente cuando cree que se lo merece, eso sí, teniendo en cuenta que se debe prevenir la obesidad ya que en un perro anciano puede provocar alguna enfermedad grave.

Ir a nadar

Si al can le gusta nadar, es una gran actividad para esa edad, ya que relaja y tonifica los músculos que están más debilitados. Se debe evitar ir a sitios que haya mucha corriente para que no tenga que hacer fuerza a contracorriente, entonces la mejor opción es una piscina especial o un lago. Además, el amo tiene que estar siempre al lado del can por si pudiera pasar cualquier cosa. Al salir de nadar es imprescindible secarle con una toalla porque es más propenso a padecer hipotermia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.