El Bulldog Francés: carácter, actividades, atenciones, enfermedades

El Bulldog Francés es una mezcla del pequeño terrier y el Bulldog Inglés, el cual se originó en el siglo XIX en Inglaterra y luego se trasladó a Francia en el momento de la Revolución Industrial. Un raza de perro que se veía en los bulevares y en los lugares en el que se establecían tertulias para propinar diferentes consejos.

Es un animal fornido y potente, con una piel llena de pliegues y arrugas, con un pelo corto, sedoso y reluciente, y un color negro y rojizo o blanco y manchas atigradas. Su cara es corta y achatada, con unos ojos saltones y redondeados y unas orejas medianas con forma ancha en la base y redondeada en la parte extrema.

Tiene una nariz con unos orificios nasales muy pequeños y por ese motivo sus ronquidos son bastante elevados, con lo que no es recomendable para un dueño de sueño ligero.

Carácter del Bulldog Francés

Es un animal sociable, risueño, tranquilo pero juguetón, dulce, paciente y que siempre está buscando afecto, sobre todo con los niños. Es muy inteligente pero tiene ese punto testarudo que hace que sea necesaria una larga y cuidadosa educación, además de ser muy protector con los que comparte hogar aunque tiene una especial debilidad por lo pequeños. De vez en cuando ladra pero sobre todo si quiere algo como llamar la atención.

Actividades del Bulldog Francés

Participa en pruebas de obediencia donde su actuación suele ser muy precisa y salta las vallas de maravilla pero para todo esto requiere de un adiestramiento y trabajo y así poder alcanzar el éxito. La actividad con mayor apogeo es el Agility, es decir, una modalidad deportiva en el que el perro tiene que superar una pista de obstáculos, valorándose la inteligencia, la agilidad y la velocidad, entre otros. Para poder participar el can tiene que tener una preparación física y una coordinación con su dueño.

Atenciones concretas al Bulldog Francés

No es el animal que más ejercicio hace pero si que es necesario sacarlo a pasear a diario para que haga sus necesidades básicas, le de el aire y se socialice con otros perros. No es bueno que esté en lugares con un calor intenso ya que es susceptible a temperaturas altas pero si que se amolda bien a climas fríos. La alimentación es muy importante y se le debe controlar a detalle ya que es propenso a tener sobrepeso y eso puede acarrear problemas de respiración y de articulaciones. El Bulldog Francés tiene la cabeza grande en proporción al cuerpo, por eso el parto es muy complejo y complica la expulsión de la cría.

Enfermedades comunes del Bulldog Francés

  • Entropión: El párpado se dobla hacia adentro del ojo y causa desazón, picor y lo que es peor, discapacidad visual.
  • Colitis ulcerativa histiocítica: Perjudica al intestino grueso y produce pérdidas de sangre y diarrea continua.
  • Disco intervertebral: Compresión de la médula espinal y provoca malestares de espalda y falta de control del esfínter.
  • Hemivertebra: Una deformidad vertebral que produce daño e ineptitud para andar o moverse.
  • Paladar hendido y labio leporino: Abertura en el labio, que si es grave puede causar secreción crónica, neumonía o crecimiento imperfecto.