Cómo saber si un perro tiene depresión

La depresión se define como un trastorno emocional que produce en el individuo una sensación de aflicción y hastío, además de un desazón interior y una dificultad añadida a la hora de relacionarse con los demás. Este tipo de trastorno también se produce en el animal, lo único que es difícil encontrar el motivo del mismo ya que no son capaces de comunicarse con los seres humanos.

Normalmente sucede cuando el animal experimenta una situación traumática al sentirse abandonado, al pasar mucho tiempo sin compañía de nadie, al fallecer algún familiar o mascota, al llegar un bebé a la casa, al encontrar cosas que estresan al perro, etc.

Como el can no se puede comunicar con el ser humano es más difícil saber el motivo de la depresión pero aquí se van a mostrar algunos síntomas que pueden detectar ese trastorno en el animal.

La depresión es un trastorno emocional que también puede producirse en el perro

Falta de interacción y de actividad

Uno de los síntomas más destacados y notorios es la falta de interacción del perro con otros de su misma especie ya sea en el hogar o en la calle, esto proviene porque pierde el fervor por relacionarse y decide alejarse y no entrar en las provocaciones para jugar. A su vez está ligado con otro síntoma como la falta de actividad, hecho que suele ser muy necesitado por el animal ya que le encanta salir a correr y pasear por el campo.

Falta de ánimo

El perro es conocido por tener mucho ánimo y energía a la hora de jugar, correr, caminar y olisquear ya sea en casa o en la calle, entonces si su forma de vivir cambia y comienza a estar tumbado a cada rato o a caminar con desgana, señal de que algo no funciona y de que el can tiene posibilidades de padecer depresión.

Pérdida o aumento de apetito

La pérdida o aumento de apetito es otro de los síntomas más habituales de cualquier trastorno incluido la depresión y es lo que le ocurre al perro. Cuando siente una profunda depresión empieza a no tener hambre lo que causa que pierda peso pero también puede suceder lo contrario y darse unos atracones que lo hagan engordar demasiado, además de que todos beben muchísima más agua.

Exceso de sueño

Cuando el can está en una fase de depresión bastante avanzada es habitual que tenga más sueño de lo normal y por eso pase la mayoría de las horas durmiendo. También hay que tener en cuenta que puede producirse el efecto contrario y estar todas las noches en vela.

Actitudes extrañas

Otro de los síntomas de depresión en el perro son las actitudes extrañas que puede llegar a ejecutar como es el caso de gimotear y lloriquear con mucha asiduidad.

También se tiene en cuenta el nerviosismo representado en caminar sin parar, estar continuamente siguiendo al dueño o estar escondido durante mucho rato, sin olvidar ciertos comportamientos autodestructivos que son bastante graves como golpearse así mismo o automutilarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *