¿Cómo se puede tratar la sarna en los gatos?

La sarna es una enfermedad de la piel que puede generarse en el gato, y es el ácaro de un tamaño pequeño el que lo produce, específicamente el denominado ácaro de la sarna o Notoedres Cati. Se suele pegar por debajo de la epidermis y ahí comienza a moverse y socavar pequeños trayectos, creando zonas de color rojizo.

Cualquier gato puede padecer sarna y se detecta cuando el animal siente picazón, menea la cabeza de manera reiterada, tiene excesiva cantidad de cera en el sistema auditivo y se rasca demasiadas veces provocando sarpullidos y descamación.

Todos estos motivos hacen que sea necesario actuar lo antes posible seleccionando uno de los diferentes tratamientos que se pueden aplicar.

La sarna es una enfermedad que se produce en la piel a través de un parásito

Acudir al veterinario

La mejor opción es acudir al veterinario y éste suele proporcionar algún medicamento que se coloca por dentro de la vena, ya que es el tratamiento más veloz. Durante el proceso lo más recomendable es que el gato esté apartado de su familia para que no se llegue a producir un contagio, además es fundamental lavar todo aquello que toque el gato como sábanas o toallas e incluso la ropa de los habitantes del hogar.

Remedios caseros

  • Vinagre blanco: este producto al tener ácido es uno de los más seguros para que se sane la sarna y así va a generar una manera casera de soltar estos parásitos tan pequeños. Para disolver un poco el vinagre se le puede añadir agua y después ya se le puede echar al gato, eso sí, si tiene alguna herida sin curar está prohibido ya que puede empeorar la situación.
  • Aceite de almendras y vitamina E: esta sustancia se tiene que calentar solo un poco y adherir la mezcla a través de un cuentagotas. Hay que tener en cuenta que este tratamiento se aplica cada 2 días y mínimo durante 6 días.
  • Aceite de oliva: Esta grasa líquida humedece la piel y eso hace que la zona en la que hay sarna se minimice el picor. Para que eso ocurra solamente se tiene que suministrar el aceite de oliva en las zonas rojas y dar un masaje de forma sutil para que se impregne bien.
  • Aceite de maíz: Este tratamiento dura unos 12 días y lo que hace es reducir el picazón por la sarna, además de que actúa de manera afectiva contra los parásitos. El aceite se debe echar en las zonas afectadas dando un masaje relajado y observando que la zona quede bien empapada.

Antiparasitarios químicos

Se debe manifestar que el tratamiento antiparasitario más conocido es el de la pipeta, éstas son líquidas y se echan por toda la espalda del gato siguiendo la espina dorsal.

También se encuentra el del champú o spray, el cual sirve como loción para el baño del felino o como humedecedor de la piel, teniendo en cuenta que la efectividad es más reducida pero ayuda a que sea más perseverante. Por último, existe la vacuna antiparasitaria que tiene como finalidad defender al felino de las bacterias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *