Consejos para adiestrar a un Schnauzer

La raza Schnauzer es alemana y tiene origen antiguo ya que proviene del can medieval como el perro pastor local y el perro castor. Se caracteriza por tener un pelaje con una capa interna sedosa y una capa externa más ruda y de color negro y plata, negro o blanco, además de destacar por sus cejas, su bigote y su barba.

Tiene un carácter fuerte, con confianza en sí mismo, es un poco cabezota y tiene una gran inteligencia, además de ser muy dinámico, fisgón, valeroso, fiel y confiable. Esto hace que se deba tener una actitud imperiosa con él, pero nunca con gritos, ni con golpes, ni con una educación negativa, es mejor utilizar el refuerzo positivo.

Si se piensa en adoptar a un Schnauzer es muy importante conocer su personalidad, sus cualidades y la forma de educarlo desde que es chiquitín. Por eso, en este artículo se ofrecen distintos consejos de cómo adiestrar a esta raza.

Adiestrar a un Schnauzer teniendo en cuenta su personalidad y sus cualidades

Adiestrar mediante la socialización

Desde que es cachorro es fundamental tener una adecuada socialización ya que es cuando más puede aprender y conocer su personalidad. Para conseguir socializar al perro se tienen que seguir las siguientes pautas:

  • Si va a tener contacto con otros perros debe estar vacunado y las primeras veces tiene que ser con perros relajados y equilibrados.
  • Con los perros que vaya a tener contacto, es mejor que sean de su edad y de su tamaño, y poco a poco ir variando. Lo mismo debe ocurrir con animales de otra especie.
  • El lugar en el que se van a conocer ambos perros tiene que ser imparcial, para que ninguno de los dos piense que el otro le está invadiendo su territorio.
  • Todos los miembros del hogar deben interactuar con él para que se conozcan bien y así más adelante no surja ningún problema relacionado con la convivencia.

Adiestrar mediante las reglas y los límites

Todos las personas que viven con el can tienen que organizarse para dejarle claro que cosas tiene permitido realizar y cuales no, además de concretar las palabras que van a emplear para mostrarle las órdenes que debe cumplir.

También se debe tener muy claro las rutinas y los horarios que se emplean con la mascota y así él puede mantener un equilibrio. Es importante marcar en que territorios del hogar puede estar y en cuales no, además de haber unos espacios en concreto donde se le tiene que dejar la comida, el agua, la cama y los juguetes.

Adiestrar corrigiendo los hábitos

Aunque se cumpla con todo lo anterior, a veces hay cosas que no comprende desde cachorro, y por eso, puede que coja malos hábitos o malos comportamientos. Entonces, cuando el perro no cumpla con lo ordenado o tenga una mala conducta, se le debe corregir con el refuerzo positivo, es decir, premiarle con golosinas, caricias o palabras agradables, y no gritarle, ni pegarle, ya que no es seguro y puede agravar su actitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.