Cosas que un dueño de perro no debe olvidar

A medida que pasa el tiempo el perro y su dueño van forjando una conexión especial y única que según diversos estudios genera unos beneficios tanto emocionales como físicos. Hay cantidad de historias pero está demostrado que aquellos individuos que viven solos pero con un perro a su lado son perfectamente alegres con lo que tener un can ofrece muchos placeres.

Ese cariño mutuo que se dan logra niveles muy fuertes que de una forma directa interviene en los latidos del corazón de ambos, por eso el perro es capaz de ayudar a que el estrés del dueño disminuya e incluso son menos proclives a padecer problemas cardíacos.

En este artículo sobre animales se van a manifestar algunas de las cosas que un dueño de perro no debe olvidar.

Una persona con perro debe tener ciertas cosas en mente

Darle mucho cariño

Es imprescindible que el dueño le de todo el amor del mundo a su perro porque él lo va a hacer con más fuerza sin ninguna duda, y tiene la obligación de ofrecer una muy buena conexión para que pueda adiestrarle mejor y tener más confianza.

Educarle para la convivencia

La socialización del perro es muy importante y no solo eso también educarle a mear en la calle, a comer a ciertas horas, a tener un comportamiento básico, en general a conseguir una convivencia adecuada. De esta manera cuando el dueño le tenga que dejar con otra persona en el momento en el que le llame por su nombre volverá lo más rápido posible.

Estimularle de manera física y mental

Para que el perro esté animado y activado es necesario ejercitarle de diversas maneras tanto físicas como mentales. Por un lado ofreciéndole una caminata de unos 30 minutos dejándole oler lo que desea y con 4 minutos sin correa en algún sitio cercado, y por otro lado con actividades que ejerciten su inteligencia para que sea capaz de instruirse y coger seguridad.

Vigilar su salud

Los problemas de salud son un asunto que puede perjudicar a cualquier ser vivo, por eso el dueño tiene que llevar al perro al veterinario una vez o dos veces al año, tener al día el calendario de vacunación y desparasitarle.

No llamarle para regañarlo

Si el dueño le llama al can alzando la voz con signos de enfado y para regañarle es normal que a la quinta vez no vaya ya que sabe que algo negativo va a suceder. Por eso, el amo tiene que ponerse a pensar que lo mejor es premiarlo por las cosas que hace bien para que en el transcurso de los días se potencie la buena actitud porque el no dudará en hacerlo.

Otras cosas para no olvidar

  • Si el dueño ve distinto al perro debe prestarle toda la atención.
  • El dueño tiene que ser capaz de comprender que el perro necesita un tiempo en soledad.
  • Que el dueño no se moleste si el perro salta muy feliz al verle.
  • Si empieza a hacer frío es mejor que el dueño lleve al perro a un lugar con calor.
  • El dueño tiene que dejar al perro socializar con otros animales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *