El armadillo: hábitat, alimentación, comportamiento, contagio

El armadillo es un animal que se clasifica dentro de los mamíferos terrestres correspondiente a los desdentados, una clase que comparte con otros animales excéntricos como el oso hormiguero y el perezoso. Su tamaño puede ser el de una rata o puede llegar a alcanzar los 58 kilos, además se caracteriza por tener una cola de reptil y un caparazón de huesos que le sirve para protegerse.

Es un especie que tiene mucha actividad de noche y descansa de día, le encanta estar solo pero caminar por lugares con movimiento de seres vivos y es capaz de cavar 18 cm para formar una madriguera en sitios empinados o en despeñaderos.

El armadillo es un animal que se escucha con poca frecuencia y por eso muchas personas no tienen los conocimientos suficientes acerca de él, por eso se van a manifestar algunas de sus características.

El armadillo es un mamífero placentario con un caparazón muy característico

Hábitat del armadillo

Habitualmente el armadillo habita en el Sur de América, concretamente en Argentina, y llega hasta la zona Norte de América, al país estadounidense, sitios en los que el clima es seco y caluroso. Los lugares específicos donde se encuentra esta especie son las llanuras, selvas, herbazales, bosques tropicales y multitud de zonas secas aunque bajo tierra la zona es un poco húmeda.

Alimentación del armadillo

El armadillo tiene una alimentación bastante sencilla ya que normalmente come termitas sacadas de los túneles, hormigas de las hormigueras y otros tipos de insectos gracias a su extensa y viscosa lengua, por este motivo tiene muy poca grasa y una tasa metabólica escasa. No solo ingiere insectos sino que también se nutre de animales muertos, aves pequeñas, reptiles como lagartijas, gusanos, huevos, fruta, algunas plantas, etc.

Comportamiento del armadillo

En cuanto al comportamiento, esta especie del orden Cingulata destaca por tener actividad por la noche al tener el sentido del olfato y de la audición muy desarrollados, por ser muy huidizo y tener un punto de inseguridad o timidez. Cuando sale el sol suele quedarse resguardado en la madriguera que ha excavado y por la noche es cuando se dedica a cazar sus alimentos como insectos o larvas.

El armadillo y la lepra

Una de las curiosidades más relevantes de este mamífero popular en Texas es que tiene la posibilidad de contagiar a las personas la enfermedad infecciosa denominada lepra o enfermedad de Hansen, provocada por una bacteria usual del continente asiático y africano.

Unos microbiólogos suizos afirman que para que no se produzca el contagio simplemente es suficiente con que no se ingiera este tipo de animal porque muchos de los casos de lepra se deben a un contacto directo con el mismo

La lepra si se detecta a tiempo se puede tratar de curar con medicamentos, en caso de que suceda todo lo contrario, puede perjudicar a la epidermis y la capa de epitelio que envuelve las paredes de los órganos que participan en la respiración, causando una visión nula y daños que atrofian las extremidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *