El gato: Pelaje, ambiente, sociabilidad

El gato es un mamífero carnívoro que forma parte de la familia “Felidae”. Hay un montón de razas, en las cuales se pueden observar gatos sin pelo o sin cola, como consecuencia de transformaciones genéticas y periodos de selección artificial, y se hallan diversidad de colores.

Un animal que desde hace más de 9.500 años ha coexistido con el ser humano, creándose un acercamiento con el hombre a través de continuados contactos al cazar. Es un depredador que a la mínima que un animal de menor tamaño se mueve y él lo observa, aviva su interés y su naturaleza de cazador, siendo capaz de apresar a más de cien especies de animales.

A posteriori, concretamente 2.500 años después, surgió la domesticación del gato, que generó una relación mucho más estrecha con el ser humano que se alarga hasta hoy en día. Una mascota que hace mucha compañía a su dueño, y por eso este le ha llevado consigo a múltiples sitios del planeta Tierra.

Anatomía

Según la raza el tamaño varía, pero la media es 45-65 centímetros de largo y 25-30 centímetros de alto y pesa entre 2 o 4 kilos, teniendo la mayor flexibilidad entre todos los felinos. Su anatomía gira entorno al típico carnívoro con colmillos afilados y una lengua muy ruda para chupar y desprender la piel y la carne de sus presas.

Pelaje del gato

Dependiendo la raza de cada gato, tienen un pelaje u otro, algunos son largos y otros cortos, teniendo diversos colores como grises, castaños, negros, blancos, mezclas de dos colores o si es hembra en algún caso hasta de tres. También hay alguna raza que no tiene pelo pero si como una pelusilla que es propenso a erizarse en momentos que percibe una amenaza.

Ambiente y ductilidad

Amoldable a distintos hábitats como zonas salvajes, frondosas, secas y semisecas, tropicales y subtropicales, y zonas del norte que están recubiertas de nieve. Por esta diversidad, han tenido transformaciones evolutivas y cazan normalmente de noche y duermen durante el día. Destaca por su adaptabilidad y por eso ha sido capaz de sobrevivir en diferentes zonas y climas, además de pasar al ambiente artificial como es la ciudad.

El gato y su nutrición

Un animal carnívoro y con naturaleza de cazador siendo sus presas roedores, insectos, aves, crustáceos, peces, moluscos, etc, y a veces ingiere pasto como suplemento de su alimentación. Al relacionarse con el hombre desde hace miles de años, se alimenta de comida comercial que incluye ingredientes de animal y vegetal, con añadidos vitamínicos y minerales, además de comer las sobras de su dueño, como carne o verdura guisada.

Sociabilidad

El gato es muy sociable, a veces forma grupos con los de su misma especie y se les denomina “colonias” o “manadas”, donde se forman jerarquías. Al evolucionar hacia la domesticación y convivir con otros de su especie y con seres humanos, ha hecho que el gato vea a su dueño como un suplente de su madre y surja una conexión entre ambos tan estrecha que incluso el animal es capaz de defender a su amo.