Enfermedades que puede transmitir una garrapata

La garrapata es un parásito que proviene de la familia de los arácnidos, tiene un tamaño bastante pequeño y es conocida por transmitir distintas enfermedades e infecciones a los seres humanos y los animales. Hay multitud de garrapatas pero las que más abundan en este mundo son las denominadas garrapatas del perro y garrapatas del ciervo, las cuales son atraídas en lugares con mucha flora, forraje, arbustos, etc.

Aunque tenga esa apariencia tan minúscula es muy peligrosa, y se instala en la piel de los animales y extrae el fluido esencial, además de contagiar enfermedades que si no se atienden pueden llegar a ser graves, por eso es necesario acabar con las garrapatas en perros u otros animales.

En el caso de tener mucho contacto con el aire libre, es necesario que te informes sobre las distintas enfermedades que puede llegar a transmitir una garrapata al animal.

La garrapata es un parásito que puede transmitir distintas enfermedades

Enfermedad de Lyme

La enfermedad de Lyme es una de las más conocidos y es la garrapata de ciervo negro quien la transmite al pegar un mordisco en la piel del animal, lo que produce una inflamación circular rojiza que realmente no genera afección ni escozor. A medida que pasa el tiempo se va esparciendo más y causa agotamiento y debilidad y ganglios linfáticos hinchados. Se debe tratar a tiempo sino puede llegar a causar problemas más graves como trastornos neurológicos, inflamación de una articulación, parálisis facial o problemas de corazón.

La babesiosis

La babesiosis se transmite en el momento en el que la garrapata está infectada de piroplasma, y hace efecto dos días después de que el parásito haya atacado al animal, concretamente a los animales de corta edad y a los que se encuentran enfermos. Para detectar esta enfermedad es suficiente con ver que el perro tiene mucha calentura, membranas pálidas, inapetencia, anemia por sangrar al orinar, descomposición y menos visión.

En el peor de los casos, el animal puede llegar a fallecer por insuficiencia hepática o enfermedad renal, por todo esto es necesario que se atienda lo más rápido posible.

La Ehrlichiosis

Esta enfermedad se transmite en época otoñal mediante la saliva de la garrapata que con una sola picadura ya es más que suficiente. Al inicio todo va normal pero llega un momento en el que los síntomas comienzan a florecer y el animal sufre calentura, dolor muscular, cojera, inapetencia e inflamación articular, y en casos más extremos irregularidad en las contracciones del corazón y fallo renal.

La anaplasmosis

La anaplasmosis es una infección o patología zoonótica infecciosa que la transmite la bacteria intracelular llamada anaplasma y suele afectar a los glóbulos blancos, además de tener modificaciones gastrointestinales.

Los síntomas que producen son fiebre, desgana alimenticia, continuas descomposiciones y regurgitaciones, dolores en el cuello e incluso espasmos. Durante los primeros días de contagio es difícil de detectar ya que los síntomas aparecen una semana después de la picadura, con lo que el veterinario suele realizar un test para verificarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *