Consejos para evitar el mal olor del perro

El perro al igual que cualquier otro animal puede oler bien o mal pero a ellos en sí su olor corporal no les importa mucho. Al can le encanta revolcarse en el barro o en el césped, y esa sensación tan gratificante y emocionante que le produce esa actividad no se la quiere perder por mucho que después vaya a oler de manera desagradable.

Este tipo de animal puede llevar del exterior al hogar un olor desagradable pero a veces a los seres humanos lo que más les molesta es el propio olor del perro, sobre todo en los días húmedos y lluviosos.

En este artículo se van a manifestar diferentes consejos para evitar el mal olor del perro.

Hay diversos consejos para evitar el mal olor del perro

Alimentación sana y de calidad

Hay que ofrecer al perro comida de calidad ya que si no es así lo que ocurre es que contribuye a la manera en que la epidermis y el pelo del can se sienten y huelen. Por eso, la alimentación de mayor calidad durante un largo tiempo es mejor ya que así no debe comer en tanta cantidad para tener determinados nutrientes, además de tener un mejor olor.

Cepillar el pelo a diario

Es muy importante que se cepille de manera diaria o cada dos días al can ya que de esa forma se elimina la suciedad y la caspa y eso incrementa las opciones de expulsar los malos olores y eludir que se caiga el pelo.

Bañarlo en seco

Para eliminar mejor el mal olor es recomendable que el baño al can sea en seco y emplear maicena o bicarbonato de sodio. Estos polvos se tienen que echar de forma esparcida sobre el pelo del perro y el dueño tiene que frotar de arriba hacia abajo con un peine o una toalla. Después es fundamental que el pelaje del perro quede bien seco ya que si se queda con humedad pueden surgir problemas en la epidermis que ocasionan un mal olor.

Bañarlo sin demasiada frecuencia

Mucha gente pensará que hay que bañar mucho al perro pero eso no es así  ya que no va a eludir el mal olor sino que va a incrementarlo al dejar su pelo desasistido y sin poder elaborar su sebo natural. Lo más recomendable en un estado normal es que se realice una vez al mes o mejor aún cuando un especialista lo aconseje.

No utilizar ropa

A veces cuando llueve o cuando hay una fiesta de disfraces el dueño le pone al can ropa, eso puede hacer que se le vea más bonito y achuchable pero no es nada correcto. Lo que realmente ocurre es que la transpiración en la piel para preservar el cuerpo del sobrecalentamiento no se realiza de manera adecuada y eso puede afectar oliendo de manera desagradable

Limpiar los objetos

Por último añadir el consejo más básico pero más importante a la vez que es la limpieza con asiduidad de los objetos que el can utiliza, por ejemplo, los juguetes o la cama, este último al pasar el can tanto tiempo en ella deja mucho olor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.