Las 5 libertades del bienestar animal

El bienestar animal introduce el correcto funcionamiento del ser, es decir, que esté bien alimentado y sano, el estado emocional sin necesidad de que sientan el miedo y el dolor, y la ocasión de manifestar diferentes comportamientos propias de los animales. Una conducta es sustancial cuando el animal presenta una respuesta de tensión o expresa comportamientos anómalos cuando no consigue manifestar la conducta en cuestión.

La necesidad de preocuparse por el bienestar de los animales se originó en el Valle del Indo con la ideología del regreso de los antecesores en apariencia animal. Otras religiones como la arábiga, considera que los animales son un gran apoyo para sus dueños, teniendo éstos un control sobre ellos creando unas normas de atención.

Las 5 libertades del bienestar animal forman un acercamiento provechoso al estudio del bienestar y a su evaluación en las industria ganadera, y en el transporte y sacrificio de los animales que se clasifican dentro de la granja. Incluso ha establecido el principio de varias leyes de protección animal de la Unión Europea y otros sitios del planeta Tierra.

1. Libre de hambre y sed

En cuanto al agua, tiene que estar las 24 horas del día al alcance del animal, y en invierno y en lugares de mucho frío es importante fijarse que la capa superior del agua no se quede helada. En cuanto a la alimentación, es imprescindible saber que comida es la necesaria y como no, que sea de buena calidad.

2. Libre de incomodidad

La comodidad es algo fundamental que tiene que incluir una buena cama, una pajarera o una madriguera donde pueda tranquilizarse y descansar, una temperatura acorde a lo que necesite, cachivaches para divertirse y la seguridad de estar en un lugar acogedor. El animal que es mayor requiere un confort especial por su circunstancia y su estado físico.

3. Libre de dolor, injurias y enfermedad

Es imposible que un animal pueda cumplir las 5 libertades si sufre alguna enfermedad ya sea una infección por parásitos o una conjuntivitis o una artrosis, esto hace que se comporte de una forma menos afable. Lo más importante es observar con mucho detalle las señales que puede hacer el animal si tiene desazón o que le realicen una revisión cada cierto tiempo.

4. Libre de expresarse

Es fundamental que se pueda expresar de manera libre en el entorno en el que reside y ver de esa forma que es lo que necesita. Lo primero es explorar el alrededor para identificar a otros animales y buscar su alimento, además de que desempeñe actividades físicas para liberar tensión y sentirse contento. Lo segundo es tener contacto con seres humanos, ya sea para dar cariño o para que el dueño le mime, ya que si no ocurre, a ciertos animales puede causarles depresión o ansiedad, y también tener contacto con otros de su especie para no encontrarse hastiado y en soledad.

5. Libre de miedo y tensión

Hay que cerciorarse de que el animal no tiene miedo o estrés aunque es bastante complicado saber que temores tiene y entonces es mejor no originar situaciones que le causen un mal rato, se debe premiar la bonanza y la paz, usar el refuerzo positivo e instruirle a comprender la palabra “no”.