¿Por qué mi perro tiene muchos gases?

El organismo tiene unos mecanismos que intervienen de manera habitual para poder descargar el aire que se aglomera, por un lado, las flatulencias expulsadas por el conducto anal, y por otro lado, los eructos expulsados por la boca. En el desarrollo digestivo la producción de gases es algo normal pero pueden limitar la vida si no se llegan a manejar de una forma correcta porque surgen dolores intestinales al no poder evacuarlos bien.

Que el perro tenga gases es una situación común pero el dueño tiene que estar a alerta de esas descargas de aire en cuanto al mal olor o a la continuidad excesiva, situación que puede darse por motivo de que algo no funciona bien en el aparato digestivo.

En este artículo se va a informar acerca de qué es lo que causa que el perro tenga tantos gases.

Los gases generados en el organismo se expulsan mediante eructos o flatulencias

Gases en perro por la alimentación

Dentro de este apartado, hay diversos factores alimenticios que provocan los gases y son los siguientes:

  1. Hay algunos alimentos como las legumbres que producen una digestión más pausada y lenta, lo que causa que los nutrientes estén más tiempo del necesario en el intestino y se generen los gases.
  2. Hay ciertos perros, los de una edad temprana por la ansiedad de comer y los del hocico achatado por no mascar bien al tener pésima mordedura, que engullen y a su vez les entra el aire que a posteriori va a producir los gases en el epigastrio.
  3. Debido a algún problema alimenticio, la dieta del can se debe alterar o incluso se tiene que aumentar la cantidad de un elemento nutricional. Esto puede generar que surjan problemas de gases, concretamente si los nutrientes son glúcidos o fibra.

Gases en perro por los parásitos intestinales

Uno de los parásitos más usuales en el perro es la lombriz, más que la garrapata o la pulga, todo viene porque al perro le apasiona ir por la calle olisqueando, chupando o ingiriendo ciertos elementos que hay en el suelo, incluso por un lametón también puede contagiarse.

Lo que sucede con el parásito intestinal es que las toxinas de los patógenos del instinto delgado pueden causar una distensión en el abdomen, una percepción de hinchazón de aire y por consecuente gases. Un problema que es muy común en los perros, tanto que la mayoría de ellos lo han padecido alguna vez en su vida.

Gases en perro por una enfermedad

Por último, el perro puede tener alguna enfermedad que el dueño no sepa, el más común es el IBD, es decir, enfermedad inflamatoria intestinal aguda que daña el aparato digestivo, más concretamente, las paredes del intestino se inflaman.

La enfermedad IBD causa distintos síntomas como sangrado, anemia, úlceras, delgadez exagerada y gases, aunque este último es el menor de los problemas.

También hay otras enfermedades que pueden provocar eructos o flatulencias como es el caso de la pancreatitis, es decir, la enfermedad donde las enzimas digestivas comienzan a nutrirse del páncreas y éste se inflama. Esto puede causar vómito de bilis, fiebre alta y una excesiva cantidad de gas en la zona intestinal originando multitud de gases incómodos que necesitan ser expulsado de alguna forma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.