Parvovirus: contagio, síntomas y tratamiento

En 1978 se descubrió un virus que se genera en el perro denominado parvovirus y con el paso del tiempo ha ido cambiando genéticamente, lo que complica su localización. Es una enfermedad que daña sobre todo a los intestinos, generando gastroentiritis y la familia Canidae es irascible a padecerla, entre los que se encuentra el perro.

Se define como una afección contagiosa que es vigorosa a agentes físicos y/o químicos y tiene una resistencia cuantiosa en el medio ambiente, además es fácil que se aloje en células de reproducción veloz  y en el sistema inmune e incluso en casos más graves en el músculo cardíaco.

En este artículo se va a tratar la enfermedad del parvovirus, una afección que mucha gente desconoce y por eso se va a explicar el contagio, los síntomas y el tratamiento del mismo.

El parvovirus es una afección que afecta sobre todo a cachorros

El contagio del parvovirus

El parvovirus se arroja con el ambiente mediante los excrementos de un can que ya está contagiado y tiene que ser engullido por otro perro para que éste último sea infectado. Esta situación no quiere afirmar que para la infección tenga que ingerir excrementos literalmente, a veces basta incluso con chupar el lugar en el que se han quedado restos de las heces o donde se encuentra el bacilo. Además este virus es muy fuerte y eso hace que se impregne en el ambiente durante bastante tiempo, así que en el caso de tener un can en el hogar con ese bacilo es fundamental purificarlo antes de adoptar a otro perro.

Los síntomas del parvovirus

El parvovirus es un bacilo que sobre todo daña a los perros que tienen menos de 4 o 5 meses, además hay investigaciones que afirman que a los perros de raza doberman y labrador les afecta más. Este virus perjudica al aparato digestivo provocando diferentes síntomas como la descomposición, heces con sangre e hipertermia, también afecta al aparato circulatorio que rebaja los hematíes y puede ocasionar daños en el corazón.

Para concretar más, los síntomas más destacados son:

  • La descomposición con un olor muy fuerte.
  • El cansancio y la flojedad es continua.
  • Los ojos están hinchados.
  • Las heces pueden tener sangre.
  • La hipertermia.
  • Puede no tener la necesidad de comer.
  • El vómito o incluso vomitar sangre.

El problema de este virus es que sus síntomas son similares a otras enfermedades como el distemper o el coronavirus, y por eso es difícil detectarlo a simple vista y es el veterinario quien lo puede confirmar.

Tratamiento del parvovirus

Hay tratamientos pero ninguno es del todo efectivo para luchar contra el parvo pero si que se puede seguir un tratamiento que alguna vez ha dado un resultado óptimo.

  • Rehidratación mediante suero por vía intravenosa pero con mucho cuidado en caso de que el perro tenga algún problema cardíaco o nefrítico.
  • La sangre que se pierde mediante las heces o vómitos se recupera a través de una transfusión.
  • Se continúa con ofrecer azúcar y potasio.
  • Emplear antibióticos, el fármaco que impide vomitar o Oseltamivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.