Schnauzer: Carácter, educación, cuidados y salud

El Schnauzer es una raza que en un principio fue designada a labores de granja, además de que en la Primera y Segunda Guerra Mundial fue un perro militar. Hoy en día, cumple con funciones de perro guardián y perro policía ya que tiene un cuerpo vigoroso y su pelo es resistente a la severidad del tiempo.

Es un animal fino con una apariencia decente y altanero gracias a su pelaje rudo, y tiene un tamaño medio y compacto. Lo más destacado son su barba, sus cejas y su bigote, y por eso en el idioma alemán Schnauzer quiere decir bigotudo. Tiene una cabeza prolongada y fuerte con la frente amplia, unas orejas irregulares y tiesas y unos ojos oscuros y curvados.

Actualmente, hay 3 tamaños de Schnauzer, el primero es el gigante que mide 68 cm y pesa 35 kg, el segundo es el mediano que mide 48cm y el tercero es el enano que mide 38 cm.

Carácter del schnauzer

Es un perro muy inteligente y le encanta interactuar con su dueño o dueños a diario, y por eso, la comunicación es de mayor nivel y se crea una unión mucho más cercana y fuerte. Es un perro protector y cuando ve que acecha el peligro ladra de forma contundente y firme, pero es importante que para no molestar a los seres que viven cerca, vaya puliendo esta aptitud de manera gradual.

El comportamiento del schnauzer es amistoso y se le hace sencillo vivir junto a niños, ancianos u otros animales que haya en el hogar, en este último caso es mejor que convivan con otros desde pequeños para habituarse. Su cuerpo es potente y entonces requiere que haga bastante ejercicio diariamente con el fin de expulsar toda la energía.

Cuidados del schnauzer

El pelaje se conforma de dos capas, una interior que es suave y otra exterior que vale como protección, y debe cepillarse y lavarse con bastante frecuencia para que no se formen nudos. Tiene la necesidad de comer más de lo que debe y por eso, es importante que el dueño le proponga una dieta equilibrada y con alimentos naturales y así eludir el sobrepeso.

Educación del schnauzer

Es muy sociable y tiene una tendencia innata a continuar el juego y las directrices del dueño, sobre todo si insertan el refuerzo positivo como origen de la educación, regalando algún premio cuando lo haga de forma correcta aunque a veces es un poco cabezón y es necesario que se trabaje la obediencia básica.

Los paseos largos son imprescindibles para que el perro pueda gozar del ambiente y lucrarse todos los días ya que es un animal agradecido y bondadoso que ofrece todo el cariño que tiene.

Salud del schnauzer

Lo habitual es que sea saludable sin sucesos prominentes de enfermedades hereditarias, de todos modos, alguna vez puede sufrir dermatitis folicular o displasia de cadera. Es importante que siga las habituales pautas sanitarias como la visita al veterinario una vez cada seis meses, la desparasitación para evitar las enfermedades por parásitos, y las vacunas, de esta manera es más fácil detectar alguna dolencia de forma rápida.