Signos de dolor en el gato

El dolor se define como una percepción incómoda, angustiosa y fastidiosa que hace saber que alguna parte del cuerpo no está del todo bien, teniendo en cuenta que esto sólo puede suceder en los seres vivos que tienen sistema nervioso. De todos modos, se debe tener constancia de que dependiendo la especie de animal que sea, el dolor puede ser diferente y la actitud del mismo ante esa percepción incómoda también.

En el caso del gato, el dolor es muy arduo de descubrir porque lo expresa de manera más suave, entonces es sustancial que el dueño del felino esté siempre a alerta a sus comportamientos, ya que puede advertir que algún organismo de su cuerpo no está actuando como debería.

El gato al no poder comunicarse con los humanos vía oral, lo hace mediante la expresión corporal y el comportamiento. En este artículo, se va a informar sobre los signos de dolor en el gato.

Los gatos expresan los síntomas de dolor de diversas maneras

El aseo y el marcaje del gato disminuyen

Cuando un gato siente que alguna parte del cuerpo le duele, sus rutinas diarias disminuyen, una de las más destacadas es el aseo propio. Al gato le gusta arreglarse y si se empieza a descuidar, el pelo se le queda sin brillo, rígido y seco. Otra rutina muy común que puede ir mermando es el marcaje facial, es decir, cuando el gato se lima las uñas o se restriega el maxilar.

El gato comienza a ser más combativo

Si el gato siente dolores puede que su comportamiento cambie o que se empiece a estresar, algunos responden a este mecanismo de manera belicosa, expresando unas actitudes distintas. Si habitualmente la personalidad del gato es amorosa, tranquila y obediente y de repente cambia y se vuelve hosco cuando su dueño intenta estrechar un vínculo, lo mejor es acudir al veterinario.

El maullido del gato aumenta

Hay gatos muy comunicativos y que “hablan” mucho, si el dueño percibe que maúlla más de lo habitual y sin ninguna causa, puede que sea signo de algún dolor. Además, en los gatos que son callados y pacíficos se nota mucho más ese cambio y es señal de que está diciendo al dueño de que no se encuentra bien.

El gato tiene unas posturas concretas

El gato es un animal que se caracteriza por ser reservado en el ámbito de expresar dolor, pero cuando ya no puede aguantar más porque adquiere una magnitud mayor, lo termina manifestando. Las posturas más empleadas en el caso de un dolor de tripa son encorvarse, hacerse una bola o estirar las patas de adelante.

El gato provoca demasiada saliva

Muchos dolores del felino provienen de alguna alteración en la boca y aunque el animal tenga un comportamiento normal y esté dispuesto a comer, le es inviable ingerir, y eso deriva en un exceso de saliva que sale asiduamente.

El gato ronronea constantemente

El felino tiene la costumbre de ronronear cuando está feliz pero también cuando se encuentra con síntomas de dolor, por eso, el dueño tiene que saber diferenciar. Cuando el gato está solo, escondido y empieza a ronronear, es signo de que no se encuentra bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.