Tortuga marina: alimentación, reproducción, conservación

La tortuga marina se clasifica dentro del grupo de los reptiles de gran tamaño y por eso está más vinculada con las serpientes y los cocodrilos, y lo que tienen todos en común es la piel con escamas y la sangre fría. Tiene una característica muy destacada que es el caparazón superior formado por conchas y la parte inferior cubierta por plastón que son escamas duras.

Este tipo de animal al ser un reptil se dice que es ectotermo, es decir, la temperatura del cuerpo depende del medio en el que se encuentre. Más específicamente, si se encuentra en la profundidad del mar su organismo se enfría y si quiere calentarlo comienza nadar a gran velocidad.

En este artículo se van a mostrar algunas de las características de la tortuga marina.

La tortuga marina es un animal clasificado dentro de los reptiles

Alimentación de la tortuga marina

La alimentación de la tortuga marina es muy amplia y depende de varios factores como la especie, la edad y la localización. Más concretamente, este animal se nutre de cualquier tipo de vegetación que se encuentre a su disposición, también ingiere moluscos, crustáceos, peces y corales que aportan las suficientes proteínas como para reforzar el caparazón de conchas.

Hábitat de la tortuga marina

La tortuga marina tiene una localización bastante extendida ya que se puede encontrar en distintos océanos del planeta Tierra, es cierto que muchas de ellas optan por albergar en las mismas playas. Hay algunas que escogen vivir por la costa del país mexicano como es el caso del mar Caribe o el golfo de México y hay otras que prefieren la zona costera de Australia.

Reproducción de la tortuga marina

La tortuga marina es un animal ovíparo que logra la madurez reproductiva y sexual cuando tienen 6 u 8 años. Una vez que han copulado, los huevos (50-100) quedan en el cuerpo de la hembra durante 3 semanas y después de eso realiza la actividad del desove, es decir, una vez copulado con el macho, ésta deja los huevos en la playa en un agujero. Una vez que las tortugas marinas pequeñas nacen van juntas hacia el mar, una actividad que es habitual por las noches.

El caparazón y la vista de la tortuga de mar

Una de las partes anatómicas más destacadas de la tortuga marina es el caparazón, una estructura que según el mito sirve para esconder la cabeza pero es cierto que esto no sucede en la tortuga marina. Otra de las curiosidades es la zona de los ojos al tener unos párpados que la protegen de la luz ultravioleta que proporciona el Sol, además en el agua ve bien ya que tiene una excelente vista pero no sucede lo mismo en la tierra y no distingue el color.

Conservación de la tortuga marina

La tortuga marina es capaz de vivir una media de 65 años en un entorno salvaje y en la actualidad muchas personas intentan cerciorarse gracias a la conservación de que sean capaces de vivir todos esos años.

La protección del hábitat natural, tanto la tierra como en el mar, es fundamental para que este animal tenga todo el éxito posible. Hay tortugas de mar que viven en cautividad y otras tantas viven igual hasta que se recuperan de cualquier lesión, momento en el que son liberadas a su hábitat natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *